Cirugía Maxilofacial

Cirugía Maxilofacial

Este artículo contiene imágenes que pueden herir su sensibilidad

Hace unos días recibí una llamada de una de las empresas distribuidoras de material quirúrgico más importantes de España: Remeco S.A.

Querían grabar una serie de material para docencia. Se trataba de tener un material único para la formación de cirujanos maxilofaciales. Algo muy especial.

Contactaron conmigo porque necesitaban a alguien con experiencia en quirófano. La primera advertencia que me hicieron fue que la documentación videográfica sería de algo muy fuerte e impactante: Una cabeza humana.

Mi respuesta fue inmediata: no hay ningún problema.

Para mí es un honor que cuenten conmigo para realizar un trabajo tan importante y específico.

Normalmente en los centros experimentales se trabajan en tres tipos de modos: Modo simulador, modo animal o modo cadáver.

Evidentemente el modo más real es el de cadáver. Es el que ofrece la posibilidad de poder investigar, practicar y experimentar nuevas técnicas que se acercan más a la realidad del día a día en los hospitales.

En este caso , trabajaríamos con una pieza anatómica. Con la cabeza de un donante.

Qué grandeza!! Qué acto de generosidad!! Increíble. Donar tu cuerpo para que la ciencia pueda seguir avanzando y curando a otros.

Para mí es fundamental respetar la identidad del paciente para que nadie pueda sentirse herido.

Cuando trabajas con cadáveres, el simple hecho de tapar los ojos y centrarte en la intervención quirúrgica hace que automáticamente esa identidad del donante quede preservada.

La misión consistía en grabar diferentes tipos de abordajes, para diferentes situaciones que se pudiesen dar en un quirófano.

Por ejemplo: abordajes de rinoplastia, diferentes osteotomías, abordajes externos a la mandíbula, abordaje coronal, subcraneal…

El cirujano encargado de realizar las intervenciones era el Dr. Jose Luis López-Cedrún, jefe del servicio Oral y Maxilofacial del CHUAC, una auténtica eminencia.

Un gran cirujano y creedme: muy rápido operando. Me costó mucho seguir su ritmo.

Imaginaros tumores, accidentes, implantes en mandíbulas, reconstrucciones, estética… un sinfín de posibilidades que se pueden dar en la vida real… pues intentamos hacer y por primera vez, grabar los diferentes abordajes, para operar esas situaciones, con un nivel de detalle que no se había hecho antes.

Estoy muy contento con el resultado de este trabajo. Cuando me llamaron, no puedo ocultar que tenía cierto respeto por lo que me encontraría en el quirófano. Sabía que serían imágenes muy duras.

Cuando estaba cambiándome en el vestuario, mi cabeza hizo clic. Es como cuando un músico está en esos minutos antes de salir al escenario ante muchísima gente; nervioso, pero cuando entra en el escenario, todo ocurre según lo previsto. La adrenalina hace que tu mente cambie de perspectiva. Preparé mi cámara y entré en el quirófano.

Allí estaba la cabeza del donate. Solo pude sentir un agradecimiento infinito por ese acto tan grande de generosidad. Aquello antes tenía alma, respiraba, pensaba, vivía… donar tu cuerpo para que la ciencia pueda investigar y curar a otros, es el acto de generosidad mas grande que vi nunca.

Empecé a grabar dandole mentalmente las gracias… Hicimos un gran trabajo que quedará para la historia y para futuras generaciones de cirujanos maxilofaciales.

Muchas gracias a Remeco S.A y al Dr. López-Cedrún por contar conmigo para este trabajo. Todo un honor.

Espero que nadie se haya sentido ofendido por las imágenes de este artículo. Se seleccionaron las menos impactantes. Siempre con el máximo respeto para el donante y con todo el agradecimiento del mundo.

1Comment
  • Sole
    Posted at 06:35h, 05 junio Responder

    Enhorabuena, de verdad, como tantas otras veces, Dany , tú trabajo va encontrando caminos nuevos , es como los pintores, que pasan por diversas etapas, hasta la culminación.
    Esta en concreto, a mi , me fascina. Todo lo que tenga que ver, con la transformación y mejora del ser humano, el poder generar reconstrucción en una cara lastimada o enferma, recuperar la movilidad de la mandíbula…etc.. He tenido la gran fortuna de ser paciente del Doctor López Cedrún, fue una cirujia muy agresiva, y de post largo, pero a día de hoy, me siento agradecida.

    Suerte y buen camino, amigo Dany, ese que tú has ido construyendo.

Post A Comment