grabar en el Tibet

grabar en el Tibet

En Enero de 2016 estuve grabando en uno de los lugares más impresionantes e inhóspitos del planeta: el TIBET.

Un día recibo un correo electrónico desde China y me dicen que quieren contar conmigo para grabar un documental en el Tibet. Fue toda una sorpresa, porque es uno de los lugares más icónicos del mundo, y para un amante de la montaña, es vivir de cerca la cordillera del Himalaya era un sueño.

Cogí mi mochila de cámara, maleta y mochila de montaña y empecé a coger aviones. El plan de vuelo era : Coruña – Madrid – Amsterdam – Shanghai – Lhasa. 25 horas de vuelos y unas cuantas mas de esperas en aeropuertos.

TIBET-11

La mochila de cámara la llevo siempre conmigo como material de equipaje. Es algo que recomiendo a todo el mundo, si no os quereis quedar sin material para grabar.

Para este viaje tenía que pensar muy bien que material de cámara llevaba, ya que estaría trabajando a una altitud mínima de 3.600m y a una máxima de 6.000m. El frío seria muy intenso, con temperaturas que llegarían a -25ºC. En esas condiciones las baterías se descargan muy rápidamente.

Por otro lado, la altitud juega muy malas pasadas. En la cordillera del Himalaya a unos 4000m solo hay un 68% de oxígeno y eso hace que moverte sea horroroso. Tienes que caminar muy despacio, respirar lentamente, economizar mucho los pesos que cargas y beber mucha agua por la deshidratación. El simple hecho de quitar la mochila para cambiar la óptica o preparar el grabador de audio para colocar un micro, es un esfuerzo muy grande. El corazón parece que se te va a salir del sitio.

Decidí utilizar como cámara la Olympus M5-MarkII con ópticas Olympus Zuiko Pro y Panasonic, porque es una cámara muy ligera, estanca y las ópticas son pequeñas, muy luminosas ( estamos hablando de f1.8) y de una gran calidad. Total, que salí de casa con una mochila de cámara de 17kg de peso.

Al llegar al Tibet, me estaba esperando Lobsang, que era mi guía de montaña. En el Tibet está prohibido viajar solo, necesitas llevar un guía y más si tienes pensado ir al campo base del Everest a grabar.

TIBET-7

Los tres primeros días de rodaje fueron en Lhasa, la capital del Tibet y lugar de residencia de verano del Dalai Lama. Lhasa en sí, es un centro de peregrinación del budismo tibetano. Gente llegada de todos los lugares del Tibet, peregrinan a Lhasa haciendo km y km de postraciones.

TIBET-3

Es un lugar muy místico y sus habitantes viven su vida con una gran carga emocional. Viven por y para la meditación.

Después de tres días grabando en Lhasa, ya estaba adaptado para poder ascender altitud. Nuestra siguiente parada sería Shigatse, otro de los lugares importantes del Tibet.

TIBET-8

Una cosa que me llamó muchísimo la atención, fue cuando Lobsang me contó la forma en la que enterraban a la gente. Cuando un tibetano muere, cogen su cadaver , se lo llevan a la montaña, lo cortan en trozos con un machete y se lo dan a comer a los buitres. Esa forma de enterrar se llama : Entierro en Las Nubes. Estremece escucharlo, pero con una sonrisa me dice: “Dani, tenemos que devolver a la naturaleza, lo que la naturaleza nos da”.

TIBET-5

Me llamó mucho la atención la filosofía de vida que tienen de vivir el presente: Todo lugar es aquí y todo momento es ahora, decían.

Y por fin, nos dirigimos al campo base del Everest. A 100km de distancia ya se puede ver la magnitud de esa montaña.

El Everest, una roca de 8848m de altitud. La cima del mundo. Una vez que estás allí, mete miedo solo mirar para ella e imaginarse escalarla.

TIBET-9La luz es tan dura, que incluso fijando un WB tienes pequeñas variaciones de balance. Ni que decir tiene que un polarizador es fundamental para grabar en este territorio.

En cuanto a equipo de sonido, me llevé un Tascam DR60 MkII con un inalámbrico de la serie G3 de Sennheiser. Un equipo muy cómodo para cuando tienes que hacer todo: grabar video, audio, realizar, guión, montar… Realmente es un equipo que me encanta porque tiene una calidad espectacular. No es un Zaxcom, SoundDevices o Nagra, pero no hace falta cargar con esos trastos para tener un gran sonido, sobretodo si cuidas la postproducción.  Os recuerdo que el corazón sigue latiendo como si se saliese del sitio y 17kg de material de cámara y sonido es el límite para moverte por allí.

TIBET-10

Esa noche dormimos en una casa típica tibetana, que nos acogieron porque sino el frío acabaría con nosotros. Me hice un selfie con una niña de la familia que nos acogió y fue una auténtica lección para mi. La niña no daba crédito, no entendía como al mismo tiempo podía estar conmigo y dentro de esa caja gris que se iluminaba. Le pregunto por Crisitiano Ronaldo o Messi a otro niño de la casa, y no tenía ni idea de quien le estaba hablando.  Increíble!!! Qué lección!!!

TIBET-6

El último día de rodaje fue en el glaciar Karakola a 5800m de altitud.

Cuando me vine para España, dejé el Tibet con una sensación agridulce. Por un lado, había conocido uno de los lugares más mágicos del planeta y por otro lado había conocido a una sociedad muy pobre.

¿Pobre?… inicialmente lo que yo conocía como pobre, pero poco a poco dentro de mi, fue apareciendo una sensación de aprendizaje en la que descubrí que no hay nada mas grande que ser capaz de vivir el aquí el ahora, la conexión con la naturaleza, vivir con lo mínimo y ser feliz, la sensación familiar de clan y no necesitar saber quien es Messi. Me parece grandioso.

Sin duda, grabar en el Tibet, para mí fue una de las experiencias más grandes que viví nunca.

TIBET-FIN

No Comments

Post A Comment